COLON. Adenoma serrado sésil o adenoma serrado tradicional o adenomas (con o sin alto grado de displasia)

Un pólipo es una neoformación o protuberancia circunscrita que se proyecta en la superficie de la mucosa del colon.

Un adenoma es un pólipo que se parece al revestimiento normal del colon pero que se diferencia en numerosos aspectos microscópicos importantes.

Los adenomas siguen diversos tipos de crecimiento que los patólogos pueden identificar bajo el microscopio. Hay dos tipos principales: tubular y vellosa. Ya que muchos adenomas comparten varios aspectos, algunos pólipos pueden denominarse tubolovellosos. La mayoría de los adenomas son pequeños (menos de 1,25 cm) y crecen con un aspecto velloso. Los adenomas de mayor tamaño desarrollan un cáncer con más frecuencia. Siempre y cuando su pólipo sea extirpado por completo y no tenga cáncer, no tiene porqué preocuparse del tipo de crecimiento que muestre. Los médicos usan estos parámetros para intentar determinar la frecuencia con la que se debería realizar una colonoscopía para asegurarse de que en el futuro no se desarrolle un cáncer de colon (ver pregunta #10).

Se denomina “sesil” al pólipo que crece de manera ligeramente aplanada y con una base ancha.

Bajo el microscopio, estos pólipos tienen una apariencia semejante a dientes de sierra, por esta razón, se dominan “serrados”.

El término “serrado habitual” implica que el adenoma tiene características microscópicas ligeramente diferentes al adenoma serrado sésil. Ambos tipos deben ser extirpados.

Estos tipos de pólipos no son cancerosos, pero sí son precancerosos, por lo que usted tendría un mayor riesgo de contraer cáncer de colon. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con estos pólipos nunca desarrolla cáncer.

“Displasia” es un término que describe la medida en que su pólipo se parece un cáncer microscópicamente. Se dice que los pólipos tienen displasia de bajo grado (ligera o moderada) cuando son ligeramente anormales, mientras que si son más anormales y se parecen más al cáncer se dice que tienen displasia de alto grado (severa). Siempre y cuando su pólipo haya sido completamente extirpado y no hay evidencia de cáncer, no tiene porqué preocuparse de la displasia de su pólipo.

Al haber tenido un adenoma, se necesitará realizar una colonoscopia cada cierto tiempo para asegurarse que no desarrollen más adenomas. Si tiene un adenoma tubular, un adenoma serrado tradicional o un adenoma serrado sésil sin alto grado de displasia, puede que no necesite otra colonoscopía hasta pasado 5 años. Si ha tenido un adenoma velloso o tubulovelloso o un adenoma con alto grado de displasia, lo más probable es que su médico quiera realizar una colonoscopía a los 3 años y no a los 5. Sin embargo, esta pauta debería ser discutida con su médico, ya que cada caso puede ser diferente.

Si se realizó una biopsia de su adenoma pero no se extirpó por completo, necesitará hablar con su médico para determinar cual es el tratamiento más adecuado. Por lo general, todos los adenomas deben ser extirpados completamente. En algunos casos, puede que el adenoma sea demasiado grande para que el gastroenterólogo lo pueda extirpar con un endoscopio (un tubo insertado por el ano). En estos casos es posible que su caso se refiera a un cirujano para eliminarlo completamente.

Los “pólipos hiperplásicos” son completamente benignos (no cancerosos) y no tienen importancia alguna.

COLON: Adenoma y adenocarcinoma
originado sobre adenoma

El intestino ciego es el principio del colon, donde el intestino delgado se une al intestino grueso. El colon ascendente, colon transverso, colon descendente, colon sigmoideo y el recto son, en orden, las partes del colon desde el intestino ciego. El colon acaba en el recto y las heces se eliminan por el ano.

Un pólipo es una protuberancia del tejido del revestimiento interno del intestino hacia la cavidad del colon.

Un adenoma es un pólipo que se parece al revestimiento normal del colon pero que se diferencia en numerosos aspectos microscópicos importantes.

Estos términos describen las distintas tipos de crecimiento de los adenomas que los patólogos distinguen bajo el microscopio. Sin embargo, una vez que un cáncer esté presente en el adenoma, el tipo de adenoma no es tan importante como otros factores (ver a continuación).

El adenocarcinoma del colon es el tipo más común de cáncer (tumor maligno) de colon.

Estos términos describen los primeros cambios que ocurren cuando un adenoma empieza a transformarse en un cáncer de colon. Sin embargo, como este cáncer inicial no tiene aún la capacidad de extenderse a otras partes del cuerpo, puede que se haya detectado justo a tiempo. Mientras que un adenoma con carcinoma intramucoso, con carcinoma in situ o carcinoma en la lámina propia debe ser extirpado por completo, no es lo mismo que lo que se conoce por un “cáncer de colon”, ya que no puede extenderse. Los pacientes que presentan un adenoma con carcinoma intramucoso, un carcinoma in situ o un carcinoma en la lámina propia tendrán que realizarse colonoscopias periódicas para asegurarse de que no se desarrollen más pólipos.

A medida que el cáncer de colon crece y se extiende más allá del revestimiento interno del colon, se le denomina como “adenocarcinoma invasivo”, ya que tiene el potencial de extenderse a otras partes del cuerpo.

La diferenciación es el grado de cáncer. El grado de un cáncer se determina por su apariencia microscópica e indica su nivel de agresividad. Normalmente, hay tres grados de clasificación de cáncer de colon (bien diferenciado, moderadamente diferenciado y mal diferenciado) y ocasionalmente, en dos grados (bien-moderadamente diferenciado y mal diferenciado).

El grado es uno de los muchos factores que ayudan a determinar la agresividad del cáncer. Un cáncer de colon mal diferenciado tiende a ser más agresivo que uno que esté bien o moderadamente diferenciado y, si está presente en un pólipo, es posible que se indique una intervención quirúrgica para asegurar que el tumor no se haya extendido más allá del colon. Debería discutir con su médico las distintas pautas de tratamiento para ver cuál sería la más adecuada en su caso.

Estos términos indican que el cáncer está presente en los vasos sanguíneos (arterias y/ o venas) y/o los vasos linfáticos del colon y que, por tanto, hay más posibilidades de que el cáncer se extienda más allá del colon. Cuando hay invasión vascular o linfovascular, es posible que sea necesaria una intervención quirúrgica para asegurar que el tumor no se haya extendido más allá del colon. Debería discutir con su médico las diferentes pautas de tratamiento para ver cuál es la más adecuada en su caso.

Si su adenoma con adenocarcinoma invasivo no fue extirpado por completo, necesitará más tratamiento para extirparlo completamente. Aunque en la mayoría de los casos será una intervención quirúrgica, su médico le informará sobre las varias opciones de tratamiento más adecuadas en su caso.

Si su adenoma con adenocarcinoma invasivo fue completamente extirpado, puede que no necesite más cirugía siempre y cuando no estuviese mal diferenciado (ver arriba) y no tuviese invasión vascular o linfovascular (ver arriba). Debería discutir con su médico las diferentes opciones de tratamiento para ver cuál sería la más adecuada en su caso.

COLON: Adenocarcinoma invasivo del colon
(que no origina de un pólipo)

El intestino ciego es el principio del colon, donde el intestino delgado se une al intestino grueso. El colon ascendente, colon transverso, colon descendente, colon sigmoideo y el recto son, en orden, las partes del colon desde el intestino ciego. El colon acaba en el recto y las heces se eliminan por el ano.

El adenocarcinoma del colon es el tipo más común de cáncer (tumor maligno) de colon. La manera de crecimiento del tumor puede variar desde casos que crecen muy despacio y tiene poco riesgo de dañar al paciente, a casos más agresivos que pueden extenderse a otros partes del cuerpo.

A medida que el cáncer de colon crece y se extiende más allá del revestimiento interno (mucosa) del colon, se le denomina como “adenocarcinoma invasivo”, ya que tiene el potencial de extenderse a otras partes del cuerpo.

No necesariamente. Con una simple biopsia, el patólogo no puede determinar la profundidad de la invasión del tumor. Normalmente, una vez que se haya extirpado el tumor por completo, se puede determinar la profundidad de la invasión y el pronóstico.

La diferenciación es el grado de cáncer. El grado de un cáncer se determina por su apariencia microscópica e indica su nivel de agresividad. Normalmente, hay tres grados de clasificación de cáncer de colon (bien diferenciado, moderadamente diferenciado y mal diferenciado) u ocasionalmente, dos grados (bien-moderadamente diferenciado y mal diferenciado).

El grado es uno de los muchos factores que ayudan a determinar la agresividad del cáncer. Un cáncer de colon mal diferenciado tiende a ser más agresivo que uno que esté bien o moderadamente diferenciado. Sin embargo, no solo el grado del tumor pero otros factores, como por ejemplo si el tumor se haya extendido más allá del colon (algo que no se puede determinar en una simple biopsia) también influye el pronóstico.

Estos términos indican que el cáncer está presente en los vasos sanguíneos (arterias y/o venas) y/o los vasos linfáticos del colon y que, por tanto, hay más posibilidades de que el cáncer se extienda más allá del colon. Sin embargo, es posible que se pueda curar su tumor todavía, ya que hace falta considerar otros factores.

Un pólipo es una protuberancia del tejido del revestimiento interno del intestino hacia la cavidad del colon. Se puede identificar los diversos tipos de pólipo por su apariencia microscópica. Normalmente son benignos (no cancerosos) pero, a veces en algunos tipos de pólipos, se puede desarrollar un cáncer.

Estos pólipos son muy comunes y si el cáncer está en otra zona del colon, no deben condicionar el tratamiento. Por lo tanto, no son motivo de preocupación.

El colón produce mucina para mejorar su lubricación. Los canceres de colon que producen grandes cantidades de mucina, se llaman adenocarcinomas mucinosos o coloides. Sin embargo, en una simple biopsia, la presencia de mucina o coloide no determina ni el pronóstico ni el tratamiento.

En algunos casos de cáncer de colon, se detecta una anomalía en los análisis de laboratorio que se llama “inestabilidad microsatélite”. Se asocia la inestabilidad microsatélite con varios proteínas que incluyen MSH2, MSH6, MLH1 y PMS2. Es posible que la inestabilidad microsatélite se deba a un defecto genético que puede estar presente en otros miembros de la familia. A veces, otros análisis adicionales son necesarios y su médico le ayudará decidir cuándo se deben hacer. Es posible que, basándose en estos resultados, su médico modifique su tratamiento (por ejemplo, el uso o el tipo de la quimioterapia) o programe revisiones de otros miembros de la familia.

FAQs Colon